Translate

GRACIAS.- OS ESPERO EN MI NUEVO BLOG.-

https://sensibilidadaflordepiel.wordpress.com volará con vosotros si así lo queréis.

Mi segunda novela "Héctor, el niño que supo decir "NO" ,Un nuevo libro de cuentos"Llueven sonrisas, ¿Vienes?y los poemarios "Los camaleones también lloran" y "Cálidos vientos" ya en Amazon

Quedan abiertos Sonrisas de Camaleón, Los Cuentos de Noe y Viajamos con el corazón, para los que queráis leer, son tantas las letras, los momentos y el sentir vertidos en estos tres años en estos rincón.

Besos y sonrisas miles, Gracias sin sus lecturas no habrían existido mis letras.


lunes, 7 de octubre de 2013

La Mar



La mar estaba en calma, ni tan siquiera  las gaviotas se atrevían a romper aquella quietud.

En el horizonte una barca avanzaba despacio, escapando de la orilla a golpe de remo.

Sin saber como, el horizonte le llamaba y avanzaba despacio, sin prisa, hacia el.

Con la mente en blanco, sin miedo, ni a la noche ni a lo desconocido vagaba por la orilla, solo sus chancletas al chocar con el agua rompía el silencio de aquella cala a la que sin saber como  había llegado. 

Una diminuta luz en el casi infinito cielo azul, rompía la obscuridad de aquella noche sin luna, algún faro de alguna isla perdida en la inmensidad de aquel océano que no parecía tener fin.

Alguna vez en sueños, se había sorprendido en medio de la noche, bañándose en aquellas cálidas aguas en compañía de algunos fieros mamíferos como las grandes ballenas que tanto le gustaba admirar, cuando era pequeño y su padre le llevaba allí, a cabo de palos, un lindo lugar donde acudían cada año en su rito de apareamiento.

Las lavanderas picotean la arena alrededor Mio. Permanezco tan quieta que deben creer que no represento amenaza alguna para ellas. Mantengo la risa cuando una de ella se acerca al dedo gordo de mi pie.

¡Uy!, lógico me pico. ¡Jo!, pequeño pero contundente.


No se quien se quedo más sorprendida. !Sin duda¡ .Aquello no fue un sueño.


María José Luque Fernández



El contenido del blog esta depositado en el Registro de la Propiedad Intelectual, estando por tanto Protegido por Derechos de Autor.

Dulce Melodía......


Asomaban los blancos dientes entre sus  labios entreabiertos, brillaban, las pupilas de sus ojos verdes color esmeralda.

Su cuerpo se tambaleaba al son de las notas que sus largos dedos arrancaban al golpear las teclas del piano que siempre había tenido en su habitación.



Tenues rayos de sol se filtraban por el visillo rosa pálido que cubría la ventana del pequeño salón de su casa, los armoniosos trinos de los pajarillos en el jardín, se aunaban a la música que allí sonaba. 

Hasta el murmullo del viento que golpeaba el toldo de la vecina contra su ventana era bienvenido.  Producían un efecto óptico de pequeños arcoiris geométricos.

Desde el momento en que sus ojos vieron la luz del día, hacia ya 20 largos años, la armonía y la belleza lo llenaron todo. Fue de brazo en brazo de todas las enfermeras que se encontraban en el turno de noche. ¡Qué preciosidad! ¡Que pestañas más largas!, ¡Que sonrisa mas bonita!

Levantaba pasiones por donde pasaba en casa, en el barrio, en el colegio, en la escuela de baile y música y después en el instituto.

La vida no era fácil. Pero siempre tenia esa linda sonrisa en su rostro, siempre parecía feliz.

Un día, tuvo su madre que ir al  tanatorio para despedir a una compañera de trabajo de muchos años y ella le dijo “mama no estés triste” mañana tendrás una compañera nueva.

Así era Daniela, clara, concisa, sin problemas todo tenía su momento, todo tenía solución. Aquella tarde solamente tenía una cosa en su mente.

Era un reto para ella algo que siempre había deseado y que parecía no llegar nunca.

Ahora  tenia que conseguir que sus dedos rasgaran el aire en unos mágicos segundos, dando origen a la más fascinante melodía que había creado nunca.

Aquel pequeño arcoiris que se reflejaba en el salón, le trajo algunos recuerdos, no demasiado alegres. 

Una habitación de hospital, un gran ventanal con unas pequeñas tiras plateadas, el arcoiris en el suelo, una mágica alfombra de cuadraditos de colores, ¡!guau!!! Eso era,  ya lo tenía.


Cogió aire, contemplo el arcoiris y sus dedos casi tocaron el cielo, una sinfonía de colores se puso en movimiento, lindos sonidos que evocaban escenas de su tierna y alegre infancia.


María José Luque Fernández

Poemario "Sueños de Hoy" a la venta en Amazon. Donde volver a ser pequeños

Poemario.- Añoranza.....