Translate

GRACIAS.- OS ESPERO EN MI NUEVO BLOG.-

https://sensibilidadaflordepiel.wordpress.com volará con vosotros si así lo queréis.

Mi segunda novela "Héctor, el niño que supo decir "NO" ,Un nuevo libro de cuentos"Llueven sonrisas, ¿Vienes?y los poemarios "Los camaleones también lloran" y "Cálidos vientos" ya en Amazon

Quedan abiertos Sonrisas de Camaleón, Los Cuentos de Noe y Viajamos con el corazón, para los que queráis leer, son tantas las letras, los momentos y el sentir vertidos en estos tres años en estos rincón.

Besos y sonrisas miles, Gracias sin sus lecturas no habrían existido mis letras.


lunes, 25 de noviembre de 2013

La Ley del Mínimo Esfuerzo


Todos hemos oído hablar alguna vez de la “Ley del mínimo esfuerzo”, era algo común escucharlo decir a los padres o a los profesores en el instituto, dirigido por supuesto a los adolescentes.

Después empezó a estudiarse en campos muy diversos pero nunca llego a aplicarse ni a generarse ninguna teoría concluyente al respecto.

Con el tiempo, como muchas otros comportamientos se llego a aplicar en las tareas de auto ayuda a la persona, no como un hecho en sí, si no como un camino a evitar un sobre esfuerzo que tal vez fuera exagerado para conseguir una meta, un sueño, un objetivo, como cada uno prefiera nombrarlo.

Dejó de ser una utopía al igual que aquello de “ Tras el duro esfuerzo llega la recompensa”, pues se demuestra constantemente que ambos lados tienen su razón de ser o sea  su certeza.

El mínimo esfuerzo no sin ausencia de esfuerzo, no como un camino directo a la pereza ni física ni mental. Encontrar un camino que nos acerque a nuestro objetivo sin que suponga un sacrificio excesivo, es decir de la manera más fácil posible, encontrando el menor número de obstáculos, preocupaciones  en el camino, dejando de lado aquello que no es estrictamente necesario.

El problema como siempre, es el exceso, y ello lleva a unos al desbordamiento, al abandono y a otros a la pereza. Algo que a veces  produce en nuestra mente algunos desordenes, hasta el punto de poder producir esa enfermedad tan terrible que es el  Alzheimer. En lo físico origina torpeza e inseguridad, y un sobrepeso seguro que conseguirá hacernos sentir mal, incómodos, descontentos.

Al final ¿Es tan grata esa pereza, esa exención total de esfuerzo.?.

Otra historia es cuando hablan de como aplican esta Ley del Mínimo Esfuerzo, ciertas personas, aquellos que casi todos conocemos como "los niños bien". 

Ellos suelen decir frases como : "Es fácil triunfar en la vida", "No supone tanto sacrificio conseguir terminar una carrera", "Que sencillo ha sido montar mi propia empresa, que orgullosa me siento de ser una joven emprendedora".

En estos casos, no es aplicable todo lo expresado en estas líneas, ellos no tienen que pensar como hacer más fácil el camino, no tienen que utilizar ninguno de sus recursos para conseguir lo que desean en el menor tiempo, con el menor coste posible.

Para ellos todo es sencillo, tienen a su alcance todos los recursos necesarios, todas las personas que pueden abrirle esas puertas que a otros se nos cierran a la más pequeña complicación. Si  por alguna fatal casualidad su proyecto naufragará no tendría repercusiones en sus vidas, siempre habría alguien que les apoyaría nuevamente o simplemente, caería en el olvido para volver a su vida fácil. Ellos no necesitan cuestionar como aplicar esta ley. 


María José Luque Fernández.



Poemario "Sueños de Hoy" a la venta en Amazon. Donde volver a ser pequeños

Poemario.- Añoranza.....