Translate

GRACIAS.- OS ESPERO EN MI NUEVO BLOG.-

https://sensibilidadaflordepiel.wordpress.com volará con vosotros si así lo queréis.

Mi segunda novela "Héctor, el niño que supo decir "NO" ,Un nuevo libro de cuentos"Llueven sonrisas, ¿Vienes?y los poemarios "Los camaleones también lloran" y "Cálidos vientos" ya en Amazon

Quedan abiertos Sonrisas de Camaleón, Los Cuentos de Noe y Viajamos con el corazón, para los que queráis leer, son tantas las letras, los momentos y el sentir vertidos en estos tres años en estos rincón.

Besos y sonrisas miles, Gracias sin sus lecturas no habrían existido mis letras.


domingo, 28 de diciembre de 2014

Aquellas Navidades.- Concurso microrelatos de navidad "la cara oculta".


¿Recuerdas? Paseábamos agarrados de la mano por mi pequeño pueblo.

Las puertas de las tiendas se encontraban medio abiertas a pesar del frío atroz.

Bailarinas notas, afables letras se escapaban y danzaban a nuestra vera sin cesar.

Un cálido ambiente nos envolvía con las bombillas de colores que brillaban por doquier.

¡Feliz Navidad, Sara!

¡Felices fiestas, Alberto!

Nos paramos frente a un escaparate, un pequeño belén lo adornaba, nos pareció precioso. No prestamos atención al resto de artículos que lo rodeaban. Aquello nos eclipsó.

Continuamos paseando, apenas conversamos, creo que íbamos pensando sin quererlo en nuestro futuro. ¿Dónde estaríamos las próximas navidades?

De repente, te agarre más fuerte animándote a caminar más rápido.

Un montón de niños estaban arremolinados en la puerta del ayuntamiento. Sabíamos perfectamente ¿por qué?

El Rey Mago había llegado. Tú preferido. ¿Te acuerdas? El Rey Gaspar.

Éramos mayores pero no importó. El Rey sonrió cuando nos sentamos a su vera y le pedimos nuestros deseos. 

Yo pedí unos vaqueros. ¿Y tú? Susurraste en su oído.

Nos despedimos en la puerta de mi casa con un dulce beso, no te volví a ver.


Cada año me acercaba al ayuntamiento a esperar al rey, pero él tampoco volvió.

María José Luque Fernández.

Oro en el concurso de microrelatos navideños.-Sueños de Navidad .-



Muchas gracias al equipo de Circulo de Escritores por esta mención.
http://elcirculodeescritores.blogspot.mx/2014/12/ganadores-del-concurso-de-microrrelatos.html














.- Papa, ¿Qué día es hoy? 

.- No sé, qué más da. ¿Para qué quieres saberlo?

.- Tuve un sueño papito

.- ¿De qué te sirven los sueños niño? Ponte a picar.

.- ¿No quieres oírlo? Seguro que te hará sonreír.

.- Sonreír, ¿Qué es eso, hijo? Yo solo quiero comer y si sigues hablando te van a despedir. Mira ahí viene el vigilante. Pica con ganas niño.

El vigilante se acerca.- ¡Eh tú!  Deja de vaguear, menos hablar y más picar o no tendrás un trozo de turrón para la cena.

¡Tú!  Niño. ¿Qué miras? ¿A qué viene esa cara? Acaso no sabes que hoy es Navidad.

¡Vamos al pesaje ya! Panda de vagos. Si no os dais prisa llegaré tarde a la cena de navidad y mi mujer me gruñirá.

¡Vaya!  ¡Mírale! Si al final va a resultar que puedes hablar y picar al mismo tiempo. Todo un reto. Has conseguido mucho más que el resto.

¡Toma! Te lo has ganado. Dos monedas más y ojito con gastarlo en vino.

El niño se acerca a su padre.-

Papa, papa, estas sonriendo. Ves, ya te lo dije. ¡Feliz Navidad Papa!













Un sueño, un espejismo..... Ligüerre de Cinca



Un increíble balcón sobre el río Cinca.

Parece que se acaba la carretera, pero no es así, continua montaña arriba, descubriendo hermosos lugares, placeres para la vista.



Nos desviamos a la derecha y un aparcamiento no demasiado amplio nos da la bienvenida. No es un aviso, es una imposición.

 No se puede circular con ningún tipo de vehículo a motor por el pueblo.




Algún despistado llega hasta la ermita, pero pronto se da cuenta de que no es una broma. Imposible vadear aquellos obstáculos en medio de la carretera.



Imponentes las montañas parecen cortar el paso, y si no estas convencido arriesga un poco más  y veras como por los otros dos costados el embalse impide el paso, salvo en embarcaciones a remo, hasta el desfiladero del entremón cuyo estrecho camino invita al intrépido caminante a acercarse hasta la presa.

Recrea tus sentidos, sin prisa, deja que te inunde el verdor del prado, el gris de la montaña, sus cortados donde anidan los buitres leonados.


Déjate llevar por los buitres o las águilas que acompasadamente sus alas agitan para pasar de repente, llevadas por las corrientes, a un armonioso, majestuoso baile en el cielo, oteando el suelo en busca de alguna pequeña presa. 


Sobrevuela las viñas que dan origen a unos buenos vinos en la zona "El Somontano del Sobrarbe" y embriágate de este espejismo sobre el embalse de grado,  aguas transparentes, aunque enjauladas del río cinca.

Miradores  que bordean el pueblo por boscosos caminos cuyo final no es nunca previsible, caprichoso al nivel que el agua alcance.

Ligüerre, un pequeño pueblo que normalmente tiene cero habitantes.  En tiempos, fue uno de tantos pueblos obligados al abandono por la construcción de los embalses.

Los fines de semana, puentes y vacaciones se puebla de gente, aunque tampoco en demasía. 

Es un goteo constante de visitantes a un grato, tranquilo lugar.


La armonía esta presente en cada rincón. Reconstruido con gusto, elegancia, manteniendo lo antiguo, lo tradicional, respetando la naturaleza en todo su esplendor.


La campana sobre la Iglesia en su torreón. No tengas miedo y empuja su puerta con decisión. Con suerte podrás observar como cuidadosamente su interior, totalmente destruido, esta siendo rehabilitado con hermosas imágenes.

Palacio símbolo de la nobleza del siglo XVI, que antaño fue una casa fuerte dividida en tres bloques, torre al sur, centro la puerta, destinando la zona norte a la vivienda. La Casa Sebastián convertida hoy día en zona de alojamientos.

Rincones llenos de historia, escudos, letras romanas sobre las puertas, arcos, bodegas convertidas en acogedores salones.


Sabemos poco de su transcurrir,  Se llamo Castillo de Ligüerri hasta el año 1.380 y que uno de sus más conocidos señores "Juan de Latrás" era un bandolero y que bajo las aguas se encuentran 22 hectáreas de los mejores viñedos de la zona.


Un pueblo reconvertido en leyenda, reconstruido, da igual por quién, un centro de vacaciones, un lugar distinto donde se respira calma y tranquilidad sin relojes, se paran al llegar. Sólo tienes que dejarte llevar y esperar a que se conecte tu ciclo biológico  con el lugar.


Pasear y descansar, caminar por estrechos y boscosos caminos, descubrir pequeños pueblos casi abandonados, ermitas, ruinas de castillos como los de Samitier, escuchar el

trino de los pájaros, el croar de las ranas, la soledad del camino, el bullicio del agua, descubrir las siluetas del halcón, el águila real e incluso el quebrantahuesos, el rugir del viento en la tormenta, la luna llena....... Un baúl repleto de sensaciones de las que disfrutar.


Texto: María José Luque Fernández.
Fotografías realizadas por María José Luque Fernández.

Poemario "Sueños de Hoy" a la venta en Amazon. Donde volver a ser pequeños

Poemario.- Añoranza.....